Florpedia

Flores 
10 flores más usadas en cosmética 
8 flores típicas de Málaga 
Camelias 
Claveles 
Cuidados de las flores 
Cuidados de los tulipanes botánicos 
Decoración con flores 
El color de las flores y los sentimientos 
Flores azules 
Flores de loto 
Flores nutritivas para incorporar a una dieta 
Flores para recuperar a tu ex 
Flores y plantas afrodisíacas 
Flores y plantas para repeler mosquitos de forma natural 
Fotos de camelias 
Fotos de flores 
Fotos de jacintos 
Fotos de lavandas 
Fotos de lilas 
Fotos de margaritas 
Fotos de tulipanes 
Jacintos 
Las 10 mejores flores para decorar una boda 
Lavandas 
Lenguaje de las flores 
Lilas 
Manualidades de flores 
Margaritas 
Orquídeas 
Polinización 
Rosas 
Significado de la flor de loto 
Significado de las flores A-G 
Significado de las flores H-O 
Significado de las flores P-Z 
Tulipanes 
 
Secciones de Florpedia

Árboles y arbustos 
Bonsáis 
Césped 
Claveles 
Flores 
Jardín 
Orquídeas 
Plantas 
Plantas de interior 
Plantas exóticas 
Plantas medicinales 
Plantas suculentas 
Ramos de flores 
Rosas 
Florpedia en Facebook
Florpedia en Google+
Florpedia en Twitter

Polinización

PolinizaciónLa polinización es el proceso que se desarrolla desde que el polen deja el estambre en el que ha sido generado, hasta el pistilo o parte receptiva de las flores, donde germinará y fecundará los óvulos de la flor, haciendo posible la reproducción de semillas y frutos.

Ese polen puede ser transportado por varios agentes, llamados vectores de polinización. Éstos pueden ser tanto seres vivos (vectores bióticos), como elementos no vivos (vectores abióticos).

Los vectores bióticos, llamados también polinizadores, principales son: las abejas, abejorros y avispas; mariposas y polillas; aves, murciélagos y en algunos casos muy raros incluso ratones o monos. Todos los polinizadores visitan las flores por que necesitan algo para ellos mismos. Ya puede ser néctar, polen o ambos. Durante su “visita” ese polen se pega en su cuerpo y después puede caer sobre el estigma de la misma flor o de otra.

Como vectores abióticos, los principales elementos son el viento y el agua. Mencionar que el viento es el método principal de la mayoría de polinizaciones, sobre todo en los cultivos masivos.

Tipos de polinización

Entre los animales que pueden ejercer como polinizadores se encuentran tanto los insectos, como aves y algunos pequeños mamíferos. Si participan en el proceso los insectos, la polinización será llamada entomófila. Mientras que si son las aves las que actúan, la polinización será llamada ornitófila.

Lo habitual es que sean las abejas, abejorros y avispas las que con más frecuencia participen de manera activa en la polinización, como podemos ver en esta página, y es que, por su tipo de cuerpo lleno de pelitos, permite recoger con facilidad el polen así como transportarlo.

También cabe destacar las plantas que pueden acometer la polinización sin necesitar ni de animales ni otro agente polinizador. Este proceso de polinización se llama autopolinizante y consiste en que el polen que se encuentra en la planta, cae directamente del estambre al estigma de la misma flor.

Además de todos los tipos de polinización expuestos antes, no podemos olvidar la existencia de la polinización cruzada. Que es la que se produce cuando el polen de una planta se transporta a otra, esto sucede, por ejemplo, en distintos cultivos de tipo frutal.

A parte de los diferentes tipos de polinización, también existen diferentes tipos de plantas, según la necesidad de agentes polinizadores.

Aquellas plantas que necesitan una intervención animal para la polinización, son las llamadas plantas zoófilas. Lo habitual es que se establezca un vínculo mutualista entre la flor y el polinizador, es decir, que tanto la planta como el animal reciben algún tipo de beneficio. Este tipo de plantas para atraer a los insectos o a las aves se ayudan de sus características para poder llamar la atención de sus vectores con colores y olores atrayentes, así como recompensarlos con alimento o refugio.

La mayor parte de los cultivos que se producen de las prácticas agrícolas crecen gracias a la polinización del viento. Cuando es el viento el que se encarga de permitir la polinización, esta planta se llamará anemófila. El viento es el que transporta el polen y tienen como característica principal este tipo de plantas que producen unos niveles muy altos de polen, y bastante seco para su mejor transporte. Varios ejemplos de este tipo son los pinos, chopos, entre otros.

Cuando en vez del viento es el agua el agente polinizador, esa planta se pasará a llamar, planta hidrófila. Aunque es menos frecuente, existen varios tipos de este tipo de plantas en agua dulce, cuyos granos de polen son liberados en masa.

Una casa de planta que utiliza tanto el viento como el agua para su polinización, son las plantas coníferas que poseen un par de sacos de aire, que permiten al polen ser transportado con éxito tanto por el aire como por el agua.

Impacto ambiental

La mayoría de las relaciones de polinización son muy flexibles, es decir, la desaparición de un polinizador o una planta no acarrea necesariamente la extinción de otro participante en la interacción, ya que cada uno de ellos posee alternativas. Sin embargo, existen algunas excepciones, como la avispa de los higos o la polilla de la yuca.

Aunque sí es cierto, que los vegetales y frutos que requieren de la intervención animal suelen enfrentar muchos problemas en la actualidad, ya que en los últimos años ha habido una gran pérdida de polinizadores. Ya sea por los pesticidas o por la invasión de otras especies, la mayoría exóticas, que atentan a los polinizadores. Y cuando estos animales se alejan de las plantas, no se produce la polinización. Y tales pérdidas pueden tener un gran impacto económico.

Una polinización efectiva, en grandes cultivos, necesita muchos recursos, como hábitats adecuados para los polinizadores y refugios para la vegetación. Cuando éstos se reducen se necesitan prácticas de gestión adaptable para mantener los cultivos muy costosas.



    
Aviso Legal   •   Condiciones de uso   •   Cookies   •   Contacto